Sábado completito (I): La manifestación

Vuelvo a tener conexión, pero me ha dado pereza hacer algo más que tocar el correo y algún blog atrasado, así que ni comentarios sobre la mani por la III República, ni sobre la fiesta de Miriam ni nada. Pena me dio no haberme podido apuntar al plan del Inpass y las zapatillas del Melos, pero era por un buen motivo, con nombres propios y todo.

Anoche cuando empecé el post pensaba que iba a ser uno cortito, pero entre las fotos y que… bueno, que me cuesta callarme, ha salido algo más largo. Vamos, que separo en dos posts, que lo del cumple ya pegaba poco aquí y vendrá luego.


Manifestación por la III República.

Para los despistados, la cubrió el Manifestómetro, así que si queréis algo riguroso y en más detalle, lo podéis encontrar allí (en el fondo son unos rojos de mierda, comprados por PRISA y el gobierno actual, que ni es gobierno ni es ná porque no fue el elegido en las urnas, por supuesto).

Aquí lo que hay es un recopilatorio de momentos “¡Ahí va, qué punto!”, pancartas que me gustaron… y un par de cosas que no, que también las hubo.

Sección Bichos por la III República

Para comérselo.

Da igual para quién trabajes, al final los colores salen😀

Sección Pancartas

Algunas eran todo un punto, otras menos insipiración, la verdad, pero todas toda la razón del mundo (y ahí ha terminado de morir mi escasa objetividad).

A decir verdad, muchos se preguntan quién hizo el trabajo en las horas que tardó el rey en decidirse a salir a apoyar la democracia, que anda que no le costó al hombre decidirse…

Y una forma curiosa de llevar la bandera: manteando una estrella de iU. Me hizo especial gracia porque, además, fue uno de esos momentos “Joder, si es que así nos va.” A ver si a alguien le suena.

Van como 10 personas sujetando la bandera: es una buena idea, simpática, apropiada; se ponen a mantear… y cada cual tirando para su lado, luego corrigiendo y yendo para el de los demás… un desconcierto. Resultado: no vi saltar la estrella ni una sola vez. Es lo que me jode: se coge a un partido de derecha y todo el mundo hará piña, la consigna se repite hasta la saciedad, no se cuestiona nada de lo que diga el lídea, se apoyan unos a otros so pena de ser defenestrado el disidente: uniformidad, “armonía”. Ahora mismo la aplastante mayoría de la derecha está en el PP:

  • Católicos integristas cuyo interés pase por nula educación fuera de la doctrina, nula información, nada de educación sexual, dificultar el acceso a medidas (de métodos habituales ya ni hablamos) anticonceptivas de emergencia… (¿Alguien ha intentado conseguir la píldora del día después en Madrid fuera del fin de semana desde que está la Espe? Pues cuando hablas con médicos que tienen que tratar con la gente por ese tipo de problemas, te los encuentras igual de quemados con ella.)
  • Liberales a los que buena parte del programa les da bastante igual, lo que les importa son las medidas económicas
  • Falangistas que han visto que les es más útil votar a los hijos, nietos y demás herederos de los ministros de Franco que aferrarse a alguna de las distintas Falanges que se presentan por su cuenta; vamos a ver, si tienes a un antiguo miembro de las juventudes falangistas (y me refiero a Aznar con su uniforme y su pose), como para no confiar en que, como le dijo el Abuelo Paco a Juan Carlos, “Está todo bien atado”
  • Empresarios varios a los que, aparte de las medidas puramente económicas, les preocupan, por ejemplo, las condiciones laborales que van a tener que respetar
  • Toda una masa de trabajadores con poca cultura y complejo de empresario. Digo esto por darle una explicación a toda esta gente que, sin tener dinero para una sanidad privada, se quejan por que sus impuestos financien la Seguridad Social; los que, sin tener dinero para un colegio privado “decente”, voten a un partido que quiere privatizar la enseñanza poco a poco; los que no tienen dinero, pero votan a los partidos que menos impuestos exigen a grandes capitales y propietarios de numerosos inmuebles y más exprimen a quienes están por debajo de ese umbral.

    Entiendo que el dueño de El Corte Inglés vote al PP, nos ha jodido mayo, lo que no puedo entender es que el dependiente del Hipercor que trabaja 14 horas diarias sin que le paguen horas extras, que no tiene sindicato porque están prohibidos y que puede protestar marchándose a la calle o callarse para 500€ al mes, vote al PP.

  • No está mal para un solo partido, cabría esperar diferencias de opiniones, que los liberales les dijesen a los fundamentalistas católicos que más relax con tanta prohibición y tanto meterse en política y en los negocios… Que a su vez los falangistas se pusiesen nerviosos y empezasen a tachar de rojos a los liberales por decir eso… Pero ¿alguien lo ha vist? Ni de coña. Es un barco y si caen unos caen todos. Si se da apariencia de seriedad, unidad y eficiencia, todos ganan el voto de esa masa de gente indecisa y demasiado perezosa para coger y leerse un programa (sí, “Programa, programa programa”, que decía Anguita) y todos salen beneficiados en lo que más les interesa.

    Y ahora miremos a la izquierda. Tomemos, por ejemplo, el que, visto que el PSOE bien podría llamarse PE y dejarse de historias, debería ser el partido mayoritario de izquierda, Izquierda Unida (esas risas las estoy oyendo desde aquí, y a eso voy). Claro, estos jodíos rojos tienen la dichosa costumbre de pensar, opinar, tener criterios distintos y ¡encima! decirlos públicamente. De una manera bastante análoga a los anteriores, podríamos encontrar grupos en España con muy distintos intereses que podrían complementarse… si se discutiese tranquila y, sobre todo, discretamente. Sin capulladas de diva a lo Almeida, sin gilipolleces que se hacen y dicen en el País Vasco. Cuasi-socialistas, marxistas, ecologistas, trotskistas, gente del clero que no por serlo pierde el norte y que no se metió para vivir a la sopa boba diciéndole a la gente lo que tiene que hacer con vidas que no podrían ni empezar a entender. Donde los unos hacen piña y la consigna es “nadie se mueve o deja de salir en la foto”, aquí estamos los demás tirando sin la menor coherencia (de verdad que yo ahora mismo hay temas en los que no sé cuál es la postura “oficial” de iU, por ejemplo). Así nos va, como a la estrella de la foto.

    Y hablando del tema y sacando la vena sentimentaloide, foto de estas tres banderitas juntas, que darán urticaria a gente muy distinta cada una:

    Alguna pancarta hubo que me pareció tremendamente triste. Conste que a alguna a cierto personaje con un sentido del humor un tanto peculiar le hicieron gracia, así que igual era cosa mía. Juzguen ustedes mismos [en breve cuelgo la foto]: “La monarquía conduce… a risas”; “Ni rey ni grey”. Con tanta imaginación los guionistas de teleseries españolas deberían empezar a acojonarse.

~ por nushh en 2006/04/26.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: