De letras. Ya veo.

Me sacan de quicio las traducciones y no es por esnobismo, lo prometo. Por un lado, no os cuento nada nuevo repitiéndoos lo mucho que se pierden los matices, tonos y, a menudo, juegos de palabras que tuviese en mente el escritor (no me gustaría estar en la piel de los traductores de libros de Terry Pratchett). Por otro, cada vez tengo más claro que la gente no sabe escribir -menuda novedad-, ni aunque ése sea su trabajo y para lo que la han entrenado durante años. Y los editores y la gente que se supone debe leerse y corregir los textos deben de pasarse la vida meando en los zapatos de sus rivales en plan Jack Nicholson, porque no me lo explico.

Hace tiempo que me revienta lo mal que está el tema especialmente en los libros que se editan en España. Todos cometemos errores, podemos despistarnos, existen las erratas y no somos perfectos, no voy a crucificar a nadie por eso. No me va a repatear mucho que a la gente se le olvide la diferencia entre “este” y “éste” y, en general, los acentos diacríticos brillen por su ausencia (es que no se salva ni dios) y que, cuando aperecen, aparezcan mal. No es que me vaya a quemar por los “sino” y “si no” intercambiables. Ya ni siquiera pestañeo con las orgías de haches, bes y uves. Insisto, seguro que con 5 minutos de echar un vistazo por este blog se me podrán sacar mil errores, como a todo hijo de vecino demasiado vago como para leer dos veces lo que escribe.

Lo que sí me saca de quicio es encontrarme esos errores en un libro publicado. No puedo con ello. Criticar -más bien burlarse de- cómo escribe alguien que lo hace por el placer de hacerlo en un blog, un ezine o una revistilla (salvo casos muy extremos, que tiene tela, yo hay cosas que no me explico) me parece mal. No exasperarse cuando se lee lo que os voy a plantar en un libro ya publicado y que debe de haber pasado por un buen número de personas me parece de gente sin sangre en las venas:

“Las calles son arroyos y los arrollos están llenos de sangre.”

Ay. Qué. Dolor. Y estamos hablando de una novela (gráfica, sí, pero estaréis hartos de ver ejemplos similares en novelas “tradicionales”) y de una editorial importante (Norma).

Primero tenemos al traductor. El tío listo hizo un curso CCC o, lo que es poco más o menos lo mismo, la carrera de Traducción e Interpretación en la Alfonso X el Sabio y salió a comerse el mundo. Llega un trabajito y se encuentra con que años de “letras” le han preparado para justificar su nula capacidad aritmética, pero no para escribir “arroyo” (acabaré matando a la próxima persona a la que oiga decir: “Es que soy de letras” o “Es que soy de ciencias” como si eso la eximiese de algo). Es más, años de colegio, instituto, carrera y adiestramiento no le han enseñado a coger un maldito diccionario y comprobar algo en lo que duda, que es lo más natural del mundo. Así que dice: “Bueno, lo pongo de las dos maneras y ya está, sólo estará mal una y no quedo tan mal. Jurjurjur, qué listo que soy.”

El texto pasa a un primer corrector, que está demasiado vago como para leerse el tocho que le han dado. Yo lo entiendo. Soy la primera que cuando tengo que repasar algo digo: “Pfff, luego, que no es tan importante, estará bien”. Pero lo típico es leerte el principio y el final, como los profesores de Teleco hacen con tu PFC. Y esto está en la primera página, es la cuarta frase de la puta novela.

Pasará después por no sé cuántas personas más que harán más o menos lo mismo, llegará el editor (imagino) y dirá que a él no le pagan por hacer de corrector, que para eso pagan a todos los anteriores. Así que a imprenta. (Digo todo esto sin tener la más remota idea de cómo funciona realmente este mundillo, sólo según lo que me imagino viendo la basura que llega a imprimirse.)

Así que yo me quedo pensando qué clase de subnormal no ya comete un error -lo más humano del mundo, como si son 33-, sino que, sabiendo que no tiene idea de cómo se escribe algo y sabiendo que le pagan para que lo escriba (bien) y que su profesión es pasarse la vida entre diccionarios, gramáticas y libros de estilo -en un mundo ideal, claro-, pasa de coger un maldito diccionario para buscar “arroyo” ya en la cuarta frase de lo que le han dado para traducir. Y qué clase de cateto lee una frase con la misma palabra escrita de dos maneras distintas y no llega a la lógica conclusión de que algo está fallando.

Me tienen frita. Perdemos los periódicos (que los periodistos tienen su miga ya) y ahora no tenemos ni los libros como referencia.

Es cierto que no hace falta irse a traducciones, pero es que por algún sospechoso motivo me encuentro con que cuando leo algo en su lengua original (y mi capacidad sólo me da para inglés y español, que hablen los que suelan leer en otros idiomas, a ver qué tal está la cosa), está más cuidado. Tiene sentido: un escritor -salvo García Márquez, que es para darle de comer aparte y sus libros deben de costar millonadas en horas correctores- escribe con más o menos cariño y aprecio por la ortografía, luego sólo habrá erratas, no errores de bulto. Las traducciones en general pasan por… gente como la que conocí en el colegio, que se metió en Traducción e Interpretación porque “Eh, hablo inglés y no sé hacer otra cosa” (no, lo de la Alfonso X no me lo he inventado ni es un caso aislado).

Pero esperad, que no he terminado. Busco la copia digital del Watchmen original (sí, otra de mis compras pendientes, tengo la Wishlist de Amazon abandonadita), a ver si es que había algún tipo de juego de palabras que me he perdido en la traducción y el problema ha sido sólo que se les olvidó poner la cursiva. No, efectivamente, no había juego de palabras:

“The streets are extended gutters and the gutters are full of blood”

Es aún mejor, es un perfecto ejemplo de por qué odio no tener un pez de Babel en mi oreja o en mis ojos para no necesitar traducciones en tantos y tantos idiomas. Basta con empezar desde la segunda frase:

“Dog carcass in alley this morning, tire tread on burst stomach. This city is afraid of me. I have seen it’s true face.”

¿Notáis la redacción que casi parece telegráfica, como si fueran apuntes? Son anotaciones en un diario. Breves anotaciones, no una historia. La traducción lo transforma en:

“Esta mañana había un perro muerto en la calle. Marcas de neumático en su estómago destrozado. Esta ciudad me teme.”

Y luego por la tarde me fui a tomarme una napolitana a la pastelería de ese chico tan majo que me dijo el otro día que por qué no me pasaba a charlar un rato con él ya que se aburría mortalmente en la tienda de su abuelo.

Eso por un lado. Por otro, ¿dónde ha quedado la última frase? ¿Qué tiene de malo decir que has visto su auténtico rostro o cualquier traducción similar? No me molesta que se coman palabras que en español recargarían la frase mucho más de lo que pretendía el autor y que no aportarían gran cosa. ¿¿Pero una frase entera que no tiene mayor complicación y que encima ya te va a avisando de lo paranoico que es el tío que escribe??

Por esto no soporto las traducciones. No es que la gente no sepa hablar un idioma, que lo sabrá, no lo dudo. No es que escriban mal en su propio idioma, que tampoco lo dudo. Es que no hacen ningún puto esfuerzo por respetar las ideas del texto. Ni uno. Tú te crees que estás leyendo una historia de Alan Moore y te encuentras con que Evey es una tía culta. Ay, no, que se me va, que ésa es otra pelea distinta.

Y, lo que más me gusta, juegan a ir a por el 50% con las palabras que no saben escribir.

Vaya reencuentro feliz con Watchmen, joder.

Anuncios

~ por nushh en 2006/08/09.

9 comentarios to “De letras. Ya veo.”

  1. Absolut off-topic:

    http://www.compradiccion.com/2006/08/08-el-nuevo-amigo-de-elliot
    http://www.goapeshirts.com/index2.php

  2. Iba a decir algo interesante sobre la traducción, del estilo de “habría que rajarles el cuello a todos”, pero la imagen de Su me ha saltado encima y ya es que no puedo. La rabia se ha perdido 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: