300 (II)

Y las aguas se abrieron y la luz entró (a pesar del chaparrón que está cayendo) y mi conexión a internet volvió a ser lo que siempre debió ser, i.e. algo que funciona. Gracias, Orange, gracias *sonrisa de las de verdad*. Así que con varias semanas de retraso, ahora puedo hacer lo que estaba deseando: plantar el post prometido… ése de las 300 tabletas de chocolate.

Me puse Tomb Raider 2 el otro día para tener en la misma pantalla a Leónidas y a Angelina, no os digo más. No sé cómo han sobrevivido mis arterias a tanta actividad. (Sí, de paso el día anterior había caído Los Hermanos Grimm, para disfrutar también de Lena Heady).

(Por cierto, mirando en la IMDB me he enterado de que Gerard Butler salía en Reign of Fire (o película que tuvo el mérito de hacer del McConaughey un ser sumamente follable). Por ahí andaba el futuro Leónidas, de discreto segundo de abordo de Christian Bale. Y yo sin fijarme, pero por un buen motivo.)

El caso es que el otro día dejé para luego (ejem) hablar de 300. Como habrá más de un cinéfilo que -si ha llegado hasta aquí- estará pensando que qué desperdicio de carne y sangre, alguien que se traga TR2 (y cosas peores me he tragado, prenda, la carne es débil) y que dice que 300 no es un panfleto fascista pobremente rodado, voy a ello.

Antes de ponerme en modo insoportable (vais avisados, tengo el día más-gilipollas-de-lo-habitual), vamos en plan positivo: por qué puede encantar esta película.

  • Personalmente, desde pequeña me ha perdido el peplum. Desde las pelis de gladiadores hasta las adaptaciones más tristes de historias de la mitología judeocristiana o la clásica. Siempre me encantaba la Semana Santa por la colección de peplum que caía: Yul Brynner -puro morbo- haciendo de Ramsés malo, malísimo en Los diez mandamientos, Elizabeth Taylor en la gran gafada que fue Cleopatra…. y con un poco de suerte Espartaco… Vamos, que os hacéis una idea. Las túnicas (que además no me negaréis que siempre quedan bien y piden a gritos ser acariciadas/levantadas) son (otro) fetiche.
  • Por otro lado, las sobradas en las películas también me pueden. Si entro a ver un espectáculo, no me irritan los “Yippee-ki-yay, mutherfucker”, las miradas de superioridad, las medias sonrisas de sobradete-mega-guay, las puyas engreídas… y en general todo lo que en persona y tomado en serio me repatea mil veces. En ficción y tomándose un poco a guasa a sí mismo, me encanta, disfruto como una enana cada vez que algo me provoca un “Pero qué macarra, dioooosssss, qué macarra”. Un ejemplo es Lara Croft, que siempre mantiene la guasa de “si es que no me lo creo ni yo”. Un contraejemplo, Ultraviolet, que resultaba más ridícula cuanto más seria y trascendente se ponía.
  • La estética. Es una película preciosa de ver. No son ya los efectos especiales de sangre y batalla, es el aspecto y los colores de la película entera: lo que he visto me ha gustado mirarlo.
  • El entretenimiento. Tú llegas, te montas en el carricoche de 300 y sales acelerado pidiendo sangre y sexo y sangre y sexo y… A mí eso me hace disfrutar.
  • Esa reina. Cara, cuerpo y actitud. Casi todo lo que me encanta en una mujer: sólo le faltaba mostrar en todo momento la inteligencia del principio para ser perfecta. Qué perras son las exigencias del guion.
  • Otras 300*(1 kit de pectorales + 1 tableta + 1 kit de barba y rostro curtido + N dosis de macarreo) razones más.

Dicho esto, a por las frases que he oído estos días según decía yo “¡Me ha encantado!”:

  1. “¡No es históricamente fiel!”¿Tanta alergia le tiene esta gente a un libro de historia que necesita buscar hechos históricos en una adaptación de un tebeo al cine?

    Pero es más: ¿a mí qué me importa si realmente fueron las flechas las que acabaron con los 300, qué me importa que no fuese exactamente Dilios quien llevase la historia, qué me importa que no esté claro que fuese precisamente Gorgo quién tuviese la sobrada de “Sólo las espartanas dan a luz hombres de verdad” (oh, oh, mis babas)? “¡Pero Efialtes difícilmente sería un Gollum de la vida! ¡Y los éforos no eran así ni de coña!” Sí, si tienes razón nada de eso es como lo pintan. Pero ¿has visto Duelo de titanes? Pues Medusa no existía. Ni aquellos dioses. Ni el kraken. Y los reyes son los padres. Lo siento.


    (Y de Harryhausen hablamos otro día.)

    Podría entender a quien se mosquease si no fuese una buena adaptación del comic: está muy feo eso de usar el nombre de uno para luego destrozarlo (igual que me revientan las películas que sí van de “educativas” y son absoluta fantasía), pero creo que estamos todos de acuerdo en que no es el caso.

    Puedo entender el mosqueo por no mencionar ni de pasada al ejército de [miro chuleta: mi incultura me impide recordar quiénes eran] Tespias, que era mucho más numeroso y aguantó y murió exactamente igual que los espartanos… pero: a) nadie me los ha sacado todavía a colación en las quejas; b) a ver si aprendemos la diferencia entre novela histórica e historia novelada, leche. Esto es una película que adapta un tebeo histórico: cualquier parecido con la realidad existe sólo para darle romanticismo. Y no pasa nada.

  2. “Es fascista y militarista.” “Además es propaganda de EE.UU. encubierta.”¿Qué parte de “peli de espartanos” no quedaba clara? El mito de la sociedad espartana nos ha llegado como una sociedad totalmente entregada a la guerra. Pero es que, por lo que conocemos como hechos históricos, el espartano que vacilaba en la batalla perdía buena parte de sus derechos como ciudadano: dime eso qué es. Dicho de otra manera, ¿también te vas a quejar de que el barco se hundiese al final de Titanic?

    De todas formas, no deja de sorprenderme la cantidad de personas que le encuentran similitudes a los espartanos con EE.UU. y protestan por ello. Contamos con:

    • el grito de los espartanos (algo así como “Harruh!!”), tremendamente similar al “Hurrah!” que, por supuesto, nunca se había oído antes de que los marines existiesen o empezasen a usarla.
    • tanta pesadez con “la libertad” y “morir por la libertad” y tal. Yo entiendo que es la palabra de moda para los estadounidenses: liberar pueblos como se liberan las almas cristianas, a base de muerte. Eso sí, yo miro la película y cuando veo un ejército inmenso armado hasta los dientes, con todo tipo de artilugios (¡y criaturas!) frente a 300 tíos con lanzas y taparrabos, no se me ocurre comparar a estos últimos con EE.UU., la verdad. Vamos, que no sé a quién me puede recordar el Imperio Persa. Pero debo de ser yo.
  3. “Esa estética no me gusta.”Algo más que razonable. A mí personalmente es una de las cosas que más me han gustado de la película, pero no voy a meterme ahora con algo tan subjetivo como la estética. No es nada realista, pero me resultaba agradable y me intrigaba, no sé muy bien por qué; me quedaría horas mirando imágenes sacadas de la película. Incluso aunque no hubiera espartanos. Cuestión de gustos.
  4. “Es simplona y lineal a morir: sobrada de Leónidas, aparece Bicho 1, muere Bicho 1, sobrada de Leónidas, aparece Bicho 2, muere Bicho 2, …”

    Cierto. Para qué nos vamos a engañar. Si no fuese por la trama de la reina, casi sigue las reglas del teatro clásico que nos contaban en el cole: nada de varios tiempos a la vez, ni varios lugares a la vez, ni varias acciones a la vez. De nuevo, cuestión de gustos que eso te repatee o no. Yo no me esperaba una película coral aquí. También voy a ver pelis así con ganas de que me gusten y se nota en que perdono muchas de estas faltas.
  5. “El Jerjes ése anda que no es gay… y, claro, la gente en el cine dale que dale con las coñas…”Oh, cielos, es horrible-ble. La película es realmente mala porque Jerjes aparece terriblemente gay y la gente se ríe.

    Verás, cuando he ido al Kinépolis con mi (para lo que me paso por él, ex-) club de rol o mis amigos a ver el Episodio N disfrazada (sí, exacto, de mercenaria con cacharro-bazooka que más pegaba en ambiente Firefly que en Star Wars, pero yo tan feliz), cuento con que habrá gente aplaudiendo en la sala. Odio que la gente aplauda y odio que se hable durante una película, pero en un estreno de este estilo -y encima en esa clase de cine- cuento con que ocurrirá. Si pretendo disfrutar un poquito -que a eso voy-, no parece razonable que me mosquease por las coñas cuando Anakin le dice a Amidala aquello de “Cuando estoy a tu lado hay algo en mí que crece…”.

    Cuando quiero ver una película sin infantilismos, no voy al Kinépolis, me veo 300 tranquilamente en los Ideal, me enamoro de la voz de Leónidas, y las coñas, si surgen, se quedan en algo que cada cual se guarda y que añade a la diversión de la película. Si a alguien se la estropearon, que se plantee dónde y cuándo va a ver estas pelis.

  6. “¡Uf, cuánta sangre…!”¿En una historia sobre una batalla… y contada por Frank Miller? No jodas.

    Te sugiero que escribas y protestes mucho, mucho porque una batalla se retrate con sangre y no con algodón de azúcar.

    Y, de verdad, sabías a lo que ibas cuando entraste. Si a ti lo que te gustan son las comedias románticas, pues bravo por ti, pero tenlo presente antes de entrar en un cine…

  7. “Me dejó igual… una película así que no me hace vibrar muy buena no puede ser.”

    Pues es verdad. Una película así tiene que emocionarte, así que si sales igual que entras, mal vamos. Pero es que yo sí volví emocionada. Lo dicho: con ganas de matar persas y follar espartanos como una descosida. Venía feliz, acelerada, encantada con las sobradas de los espartanos. Y eso sin empezar a rescatar imágenes mentales. Cosa que paso a hacer inmediatamente. Faltaría.
  8. “¡Uf, cuánta carne…!”Hmmmm, ¿a que sssí?

    Si te ofende, cierra los ojitos, rey, que ciertos placeres me sabrán incluso mejor si son sólo para mí.

    Agarraos y cierren ojos otros, que voy a regalarnos la vista un rato:

    Porque lo merece.
    Porque lo merecéis…
    Porque lo merecemos.

    Aaaah, que a esto veníais…

~ por nushh en 2007/04/30.

9 comentarios to “300 (II)”

  1. A mí también me gustó………y eso que tooooda mi “formación académica” indicaba que iba a execrar esos chirriantes errores históricos…
    pero ¿y Jerjes? donde está mi Jerjes? mi precioso Jerjes con sus perfectas cejas y ese vozarrón de androide?
    nushh, no te da penita no hablar (casi) de él(vaaale, es que no es “un hombre de verdad”, pero aún así)? :’-(
    y no era TAN sangrienta….(Tarantino debe de gastar como 85 veces + de sangre sintética en cada peli, no?)
    me encanta poder ver los abdominales y el serrato mayor y menor de estos espartanos….pena no poderselos tocarrrr (voz de gollum)
    A.

  2. No se si iré a verla o no, pero desde luego seguro que mola por lo que a ti te ha impresionado.

    A algun vecino tuyo de LJ tambien le ha impresionado el Leonidas.

    http://community.livejournal.com/randompictures/2209617.html?page=1

    Fdo: TioMac

  3. Darling no me hagas estas cosas que me entran unos calores mu malos xD

  4. Lena es amor. Lena es amor. Lena es amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: