Esencia bretona

Dicen que en Bretaña en agosto hace buen tiempo, agradable, de ir en manguita corta, darte un bañito, disfrutar del solecito sin torrarte. Galicia de buen tiempo y con glamour. (Que digo yo que qué glamour le faltará a un pulpo á feira o a unas necoritas con su albariño.) Yo creo que llegué a atisbar algo así el último día que estuve allí; el resto del tiempo tuve dos uniformes: el primero compuesto de 2 pantalones más otro impermeable, 2 camisetas de manga corta, una de manga larga, forro polar y chubasquero -todo a la vez, sí, todo- mientras estábamos en el mar; el segundo, un solo pantalón, una camisetilla más camiseta de manga larga en tierra, con forro polar opcional para las noches. Pero no hacía frío: un bretón no tiene frío.

Tampoco llovía. Las katiuskas, chubasquero y pantalones impermeables eran por vicio, porque dicen los bretones que sólo les llueve a los gilipollas, así que allí nunca le llueve a nadie, qué dices, hombre. No había manera de conseguir secar una toalla o una sudadera sin ayuda de una lavandería… pero no llovía.

Y al segundo día de este plan estás tú cagándote en el buen tiempo bretón y pensando cómo coño pueden decir que no es para tanto, hasta que empiezas a catar la esencia bretona. Ni herencia celta, ni palabras bretonas, ni banderitas ni hostias: la comida. Es el paraíso de la mantequilla (y lo digo yo que he vivido años en Dinamarca). Quién va a sentir frío con los chutes de mantequilla en formas deliciosas que se meten allí. Y por eso estamos aquí congregados.

Crêpes

No os descubro nada nuevo: dulces o saladas, solas, acompañadas de jamoncito, versión saboyesa a lo bruto, con helado, con chocolate, con fruta… Probablemente, la aportación más famosa de Bretaña al mundo. Aquí va la receta… con pequeños cambios:

250g de harina
4 huevos
1/2 litro de leche
50g de mantequilla

Y dos consejos:

  1. ¿No faltan ingredientes? No, ni caso a lo de añadirles sal, azúcar, vainilla, canela o cualquier historia para “hacerlas especialmente para x”: vosotros haceos las crêpes y luego el contenido ya las definirá como saladas o dulces…
  2. No uséis aceite, usad ¡mantequillaaaaa! Será menos sano, pero es lo suyo y quedan increíblemente ricas. (Id añadiendo poquito a poco con cada crêpe, no todo de golpe al principio.)

La que comimos en Paimpol (una crêpe rellena con los ingredientes de una raclette) era la muerte más sabrosa que he catado en mucho tiempo.


Kouign Amann

La gran bomba de calorías. Un bizcocho semi-seco de mantequilla, mantequilla, azúcar, más mantequilla y algo de harina para darle consistencia. Y algo más de mantequilla para darle sabor, que igual tenía poco. Brutal. El desayuno de los campeones.

Gavottes / crêpes dentelles

El gran descubrimiento pre-Bretaña. No las conocí allí sino aquí, porque las trajeron los progenitores del gabachillo feliz. Son un vicio. Saben a mantequilla salada, saben ligeramente dulces, crujen (han conseguido que me suene mejor croustillante que crujiente, manda huevos; a este paso acabo diciendo prout en vez de pedorreta, como está mandado). Fui a Bretaña con la intención de volverme con un mini botín de gavottes y lo hice: nature (las de la foto, sin nada) y recubiertas de chocolate. Prefiero las primeras, hay cosas tan perfectas que no hace falta añadirles ni siquiera chocolate…

Helado de caramelo a la mantequilla salada

El descubrimiento allí. “Puaj, estos bretones: caramelos de mantequilla salada… ¡y en helado también!” Oh. Sí. Es una versión suave (por la textura, porque de sabor es más fuerte) de las gavottes, con el añadido del caramelo. Es una delicia. No creo que haya helado de mascarpone ni yogur, ni siquiera de chocolate (menos aún ahora que la heladería de donde los autobuses de Goya ha desaparecido *lagrimita*) me hagan olvidar ese helado.

Y ahora entenderéis por qué, a pesar de haber estado de barquitos y con frío y haberme saltado comidas – no fuera a ser que las acabasen saboreando los peces-, he vuelto con exactamente los mismos kilos con los que me fui. Y gracias.

~ por nushh en 2007/09/08.

Una respuesta to “Esencia bretona”

  1. Te odio.

    Te odio mucho.

    Te odio como no he odiado a nadie en estos momentos…

    Gavottessss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Me encantan, aunque no tenía ni idea de que eran bretonas…

    Ains.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: