Qu’igo yo, que de et-to sé un rato, ¿eh? No s’aya a creer.

Yo me iba a la cama ya, pero el ·$%” Rinze me planta este trapo rojo delante y yo, claro, entro:

Un concejal asturiano rechaza la epidural en un hospital “porque así lo dice la Biblia”

(Fuente: Público y El Mundo, si lo prefieren.)

Y yo aplaudo a ese hombre por defender sin ruborizarse su opinión. Es su derecho y hace falta más gente como él, a quien no le dé corte decir lo que piensa a las claras y -supongo- ejercer su voto de la misma manera, sin historias ni razonamientos traídos con pinzas (no, apenas he salido quemada de las elecciones).

A saber si este hombre se rige escrupulosamente según la Biblia (en la España del s.XXI se me antoja un tanto… imposible), pero me tiene ya quemada (también) la costumbre de la gran mayoría de la gente bien pensante de pasarse por el forro la consecuencia con sus declaraciones y su voto. Desde aquí propongo una cosa muy sencilla: ayudar a estas personas a recordar sus propias opiniones cuando toque, en caso de que sea necesario.

  • Alguien defiende que la anestesia epidural para un parto es excesiva e innecesaria, además de absolutamente en contra de lo que dicta la Biblia. Se registra su firma en contra de administrarla, para que conste que hay una persona más en el país que vota en contra. Llegado el caso, cuando él pida anestesia hasta para una puta muela, se le saca la fotocopia del registro de su firmita y se le manda a tomar por culo. Sin anestesia. Y, como se ponga tonto, le aplicamos ambos Testamentos a rajatabla y vemos si sigue vivo tras la revisión de sus actividades de la última semana.
  • Alguien lucha contra del aborto. Se registra su firma, y, cuando su hija menor de edad -cuando sea mayor de edad, decidirá ella, como con todo en este país- se quede preñada porque el condón es pecado o porque “él no sentía nada usándolo”, se le recuerda su firma al responsable de la niña. Cuando un hijo de puta la viole, se le recuerda su firma al responsable. Con la misma convicción con la que ellos le niegan el aborto a otras mujeres en esa misma situación.

Se entiende el patrón que pretendo plasmar, ¿verdad?

No os imagináis mis carcajadas cada vez que leo alguna entrevista con gente que trabaja en clínica abortistas y que, asombrosamente, se encuentra entre sus pacientes con caras familiares, de las que veía días atrás a la entrada de la clínica, gritando y con pancartas. Estas entrevistas que digo suelen ser estadounidenses, pero a nadie se le olvidará que en esta España nuestra (la franquista y la posterior, hasta hace tres días) siempre ha abortado la que tenía dinerito de papá para irse a Londres, al margen de la férrea moral cristiana de papá. Pero, eso sí, siempre tienen un buen motivo, uno que justifica que a ellas sí, pero a las demás, no.

Ver a una persona que dudo que tenga formación de algún tipo en medicina (o, visto lo visto, en cualquier otro campo) diciendo que la epidural es demasiado cara y que la Biblia la prohíbe me resulta un compendio tal de estupidez, ignorancia y -puestos a tomarse en serio la Biblia- hipocresía, que no sé siquiera si tomármelo como una inocentada atrasada. En cualquier caso, me reafirmo: quédense con su nombre y asuman que renuncia -por ser muy cara y pecaminosa- a la epidural si un mal día se le tiene que hacer un cateterismo. Por no hablar de recordarle que nada de analgésicos ni calmantes jamás, nada de medicinas fuera de los efectos de sus rezos, que cuidado con qué días trabaja, qué productos cultiva, qué alimentos consume y cuándo… (Ya, también os estabais acordando: esta escena.)

Resumen: hasta los ovarios.

~ por nushh en 2008/04/23.

3 comentarios to “Qu’igo yo, que de et-to sé un rato, ¿eh? No s’aya a creer.”

  1. No se te puede dejar un blog: te lías a escribir a malas horas y luego llegas al curro con las ojeras por los suelos.

    Je.

  2. Toda la razón

    Tienes toda la razón, ayer escuché en la radio la noticia por la noche y yo de paso iría un poquito más lejos con eso de recordar a la gente majaderías pasadas. Dado que los testigos de jeová-en-latín-empieza-con-i, se niegan a las transfusiones de sangre porque en algún lado de sus cuentos encantados así lo indica, pues a este hombre quizás no negarle una operación, pero no proporcionarle el detallito de la anestesia local o total… para que sufra por sus pecados un poco. Seguro que si nos ponemos, en las mil y pico páginas de las aventuras del clan encontramos algo así como “sufrirás cuan jabato cada vez que te extirpen una muela pues así recordarás a tus antepasados” y luego ofrecerás algún bicho en sacrificio y dos kilos de trigo limpio en el altar de purificaciones al más puro estilo levítico.

    Por cierto, impresionante escena. Cuando acabe con BSG 2004 me pongo con el Ala Oeste…

  3. Pues en aplicacion del mismo parrafo, habria que ver lo que suda para ganarse el pan, porque lo suyo seria tenerle a dieta hasta que no sudara lo suficiente.

    A mi lo que realmente me divierte es lo de las anulaciones matrimoniales. Como sacan la chequera y el tribunal eclesiastico de turno es capaz de decir que hasta el cura no tenia pasada la ITV para anular el matrimonio y por supuesto volver a cobrar cuando se casan de nuevo. Me gustaría saber si te dan la anulación si no es para casarte por la iglesia de nuevo, solo por el hecho de borrarte de la secta o en ese caso te dicen que ni hablar, como con lo de apostatar.

    Fdo: TioMac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: