De entrada, ser profesor tiene que ser poco sano

Una sólo antes de cumplir lo de la cama y dormir y esas cosas, que ésta es de las que o lo escribo o reviento.

Vengo de oír hablar a mi prima -profesora en un colegio de Fuenlabrada- de una alumna suya, de 15 años, a la que quería hacer un examen cuanto antes, antes de que salga de cuentas y no sabe cuándo podrá, porque ya falta a menudo. El padre es un hijo de la gran puta de 28 años. La madre quería que la niña abortase, pero la niña está enamorada y quiere tener ese hijito del amor.

En este país la edad de consentimiento son los 14 13, sí, pero -si mal no recuerdo- hasta los 16, si el compañero de juegos es mayor de edad, sigue siendo ilegal, es estupro. Lo cual es estupendo, porque al margen de la legalidad, que un tío de 28 años deje embarazada a una niña de 15 es algo para lo que se me ocurren tantos adjetivos que harían sollozar a Jayne Beth Ditto, que no soy capaz de escribir ni uno, se están metiendo de hostias entre ellos por salir. Digo que es estupendo, porque al ser ilegal, además de insultar puedes hacer algo, que no suele ser lo habitual.

Pero ahí nadie ha denunciado nada, nadie ha hecho nada.

Mi otra prima-profesora-de-chavales lo justificaba diciendo que qué iba a hacer la madre, ¿denunciar al padre de la criatura cuando el daño ya estaba hecho y, de paso, enemistarse con su hija cuando ésta está enamorada y cuando más va a necesitar apoyo?

Y yo me pregunto en qué momento la “criatura” de la historia ha dejado de ser la niña de 15 años que sí está en este mundo y qué clase de apoyo es creerte que una niña de 15 años está enamorada y tiene criterio para decidir que quiere tener y criar al crío que le ha plantado un hijo de puta de ese calibre.

Cuando esta criatura haya crecido y tenga -se supone- cierta perspectiva y criterio propio, ¿va a seguir pensando que el apoyo de su madre fue tan guay o le reprochará que no se hiciese responsable de la que todavía era una menor a su cargo?

Actualización: Después intentar comprobar si lo que digo sobre el estupro es cierto (el único licenciado en Derecho que he tenido a mano hoy no ha sabido decírmelo seguro – no ejerce, tranquilos), me encuentro con dos datos:

  • La edad no son 14, sino 13.
  • Sobre las edades y condiciones para la legalidad del sexo con menores, sólo encuentro mención al uso del engaño entre los 13 y 16 años. ¿Cómo definimos “engaño”?: “Anda, tonta, que sabe a yogur”? ¿Considerará un juez como engaño un: “Tú ya eres mayor para saber lo que quieres – y es esto”, o un: “No, no, no debemos usar condón porque [festival de las excusas hijoputasubnormales]”?

~ por nushh en 2008/04/24.

4 comentarios to “De entrada, ser profesor tiene que ser poco sano”

  1. En cuanto a las denuncias

    Al igual que los medicos, los profesores tienen la obligacion de denunciar este tipo de cosas (por lo que tengo entendido, es posible que me equivoque) pero casi nunca lo hacen.

    Supongo que tu amiga tendra sus razones para no hacerlo a titulo individual, pero no puede proponerlo en un claustro y que el director del centro denuncie?

  2. errr… la edad legal son 13 años, lo que quiere decir que todo lo que sea por debajo es violación por definición (statutory que dicen los ingleses). Lo mismo por debajo de 16 si media engaño (sobre la definición, hay mucha jurisprudencia, p.ej. clásicamente podía ser “me quiero casar contigo”, también podría entrar ahí el abuso de posición dominante -su profesor, su familiar, su médico, su sacerdote-, etc.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: