Mujeras

Es la comidilla del día: los “miembros y miembras” de Bibiana Aído (o Aída).

Me jode doblemente: le echa mierda encima al feminismo, que ya ha aguantado demasiada burla y demasiada estupidez, y le echa mierda al diccionario.

Es triste que se ponga al frente de un país -en su Gobierno, nada menos- a un gañán, a alguien tan inculto, a alguien que se debió de fumar -o, peor, no entendió- las clases de gramática en el colegio, a quien los conceptos relativos a los sufijos y sus funciones se le escapan totalmente. Y, para colmo, que parece incapaz de rectificar y decir: “Ha sido un error garrafal, ciertamente”, sencillamente. Cada vez más, hace falta que alguien le meta mano a la educación en este país, porque nada dice “incompetente” como no saber hablar el idioma materno.

Que nadie se engañe: eso no es feminismo. Es estupidez, incultura: cada tontería de éstas es un insulto a las mujeres que sí están jodidas porque para una empresa siguen siendo bajas por maternidad en potencia, para las que no piensan ni en si podrían trabajar fuera de casa, las que -por educación- prefieren casarse con “alguien” que serlo y para las que llevan mucho tiempo intentando algo tan elemental como que la gente vea personas, no tetas o pollas. Porque a día de hoy sigue habiendo una desigualdad clara en salarios, en derechos de facto, en consideración hacia la capacidad de la mujer. La lucha por la igualdad no está en inventarse reglas nuevas que tapen su incultura, mi querida e inútil ministra; si nos vamos a poner tontos con el lenguaje, mucho menos está en negarle a las mujeres el derecho a ser presidentes (personas que presiden) igual que son residentes (personas que residen) en una ciudad: ¿es o no es machismo quitarles el derecho al uso de palabras que, de partida, no indican género? Será mucho más fácil andar soltando paridas contra el lenguaje en vez de proporcionar soluciones a algo que tomará su tiempo.

Querida ministra: soy mujer y, antes que eso, persona (si fuera hombre, también, qué herejía). Y puedo ser presidente, igual que ahora soy estudiante -y no estudianta, como parece que ha sido Ud.- y miembro de una comunidad. Y soy feminista, por la mera razón de que sigue habiendo una desigualdad: sigo siendo mi escote y mi útero en esta España infectada de moralina católica en pleno siglo XXI. Su ministerio podría ser de ayuda, pero no con tonterías como las patadas al diccionario y el teléfono para que el maltratador cuente sus penas.

¿Quiere crítica constructiva? Pues empiece a mirar al norte, empiece a mirar hacia las bajas obligatorias por paternidad -con p-, empiece a mirar hacia una separación entre religión y colegios (eso pasa por la separación entre Iglesia y Estado, algo por lo que su partido sigue sin luchar). Y, a la que se pone a trabajar, mire un diccionario. Esas tres, gratis.

Si ve que la supera, le aseguro que hay muchas personas -sí, muchas mujeres- con ideas que podrían sustituirla. No lo dude.

~ por nushh en 2008/06/12.

Una respuesta to “Mujeras”

  1. Chapó, me ha encantado.
    Si te animas, déjale un comentario a esta tipa, que parece que no ha entendido nada. Una pena que solo se puedan escribir 500 caracteres…
    ÓsQar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: