Asus Eee PC 1000H

Hace unos 6 meses, me agencié un Asus EeePC 1000H, tras estar dos meses babeando con él (en realidad, con el 901, hasta que vi que 9″ no me dan para nada en una pantalla). Hoy me han preguntado por él y, por si alguien se está planteando comprar uno y no sabe qué tal tiran, rescato esta entrada de la nevera.

En un principio quería el netbook como salvavidas en congresos (“¡Ahí va, menuda cagada en la presentación de mañana!” o, simplemente, que el jefe te haga cambiar media presentación 10 horas antes; lo normal). De viaje, echaba de menos mirar el correo, el periódico, itinerarios, mapas, restaurantes.

Lo sé:  era un capricho mal disimulado. Ni voy a muchos congresos, ni necesito hacer cambios de vida o muerte sin tener dónde hacerlos, ni he dejado de comer en una ciudad por no poder buscar restaurantes en internet. “Comprar y comprar diciendo que responde a una necesidad…”, lo normal.

Sí/No/Ay, que no debo, huy, mira, vuelven a tenerlo en negro y barato.

Dos semanas después, Gatsu, el PC que monté hace 4 años y medio y que ha sido la niña de mis ojos, murió. Placa base dando guerra, lo que implica que, ya que la cambio, cambio el procesador, la tarjeta… y están carillos. Conclusión: llevo desde entonces con el pequeñín como ordenador principal en mi casa, con un par. Y lo triste es que sin notar casi la diferencia (y el “casi” son los juegos).

Por recordar los detalles a los que no estén pendientes, el bicho tiene, en su (no llega) kilo y medio de peso:

  • un Intel Atom a 1,6GHz (que soporta hyperthreading – pero sospecho que ni una sola de las aplicaciones que suelo usar se beneficia de ello);
  • 1GB de RAM;
  • una tarjeta gráfica cutrísima integrada (la Intel 950);
  • pantalla de 10″ (pero en casa saco la señal a un monitor de 17″ a 1280×1024);
  • por dar más datos, 160GB en un disco duro de 2,5″. De paso, le he dejado puesto una SD de 2GB más (más que nada por tenerla en algún sitio localizada);
  • 5 horas, casi 6 de autonomía (según si la WiFi está puesta constantemente, que suele estarlo, y en modo ahorro de energía y con el brillo a la mitad), con su batería de 6 celdas.

Que nadie se engañe: ni me he planteado instalarme el Oblivion ni ningún otro juego que tenga menos de… 4 o 5 años, pero el Morrowind va estupendamente a 800×600 y sólo renquea algo a 1024×768). No sufro, porque llevo meses jugando muy, muy poco. Tampoco codifico audio ni vídeo, ni hago nada que requiera compresión o tirar especialmente de CPU (si acaso, algún .rar). En estos meses no he programado nada en casa (no he instalado ni el Eclipse, ni el Visual Studio ni nada en el bicho nuevo; en Gatsu estaban cogiendo polvo desde hacía varios meses) y, por descontado, nada de reconstrucción de imágenes: eso sí que queda para el curro.

El uso que hago en casa es muy simple: navego, miro el correo, algún vídeo de YouTube y los blogs de turno (todo con el Firefox, con pocas extensiones), edito algunas fotos para subirlas a Flickr (FSViewer y juploader), posteo (ScribeFire y Echofone desde el Firefox) y utilizo el Pidgin. De vez en cuando juego un poquito al Morrowind, que nunca se acaba, y veo series y películas (VLC) o tengo que escribir algo (tanto M$Office 2003 como OpenOffice van estupendamente). Todo en un XP Home(*) que venía de serie y con el AVG de fondo, el Winamp/Spotify y last.fm en todo momento.

Todo lo anterior -salvo el Morrowind- ha estado ejecutándose simultáneamente. Y va como la seda(**).

Mi primera conclusión es que mi perfil en 4 años ha cambiado mucho: no sufro lo más mínimo por no poder ni oler un Far Cry 2. Lo segundo es que el pequeñajo es mucho mejor de lo que me esperaba: no es que me saque más o menos de un apuro para mirar el correo y reservar billetes de tren. Es que me está solucionando el 90% de mi tiempo de ocio ante el PC. Y, cuando me voy de fin de semana, me lo meto en el bolso (en la mochila, no, en el bolso) y me voy. Y me dura 5 horas con la WiFi todo el tiempo. Y no me dejo los ojos viendo una película, como me ocurría con los de 9″.

Resumiendo: una delicia.

Y ahora los peros y los asteriscos:

(*) Los 1000H no vienen con opción a Linux (los 901, sí y otros netbooks vienen con versiones “adaptadas”, bastante light). Yo necesitaba un Windows porque, si realmente lo quería para apuros curriles, no había otra: OpenOffice en mi curro es un “no, aquí usamos Office”. En los próximos días voy a probar el VMWare para simular una máquina igual, que ya tendrá una Ubuntu. Por internet he visto que hay bastante gente que puso una Ubuntu 8.04 normalita y corriente sin problemas. Yo probaré con la 8.10 -a estas alturas, más bien con la 9.04) y os contaré.

(**) Digo “como la seda”, siempre que no tenga -como siempre- 58 tabs abiertas y a la que me descuide con qué tengo abierto,  el Firefox se me ponga él solito en 330+ MB. Para eso y porque la ocasión se presentó solita y apetecible (vamos, que me lo regalaban), he cambiado el módulo de 1GB de RAM que venía por uno de 2GB. “Como la seda” se ajusta bien.

~ por nushh en 2009/03/29.

4 comentarios to “Asus Eee PC 1000H”

  1. Relativo off-topic: “En estos meses no he programado nada en casa (no he instalado ni el Eclipse” ===> La Paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: